No eres perezoso

No, no eres perezoso 

Tienes un examen mañana y aún ¿no has podido estudiar nada? ¿debes tomar una decisión importante y estás procrastinando? O…¿tienes un amigo que nunca hace lo que promete? Te tengo una noticia: ¡No eres perezoso! Y tú amigo… ¡tampoco! 

Te explico, el comportamiento humano es situacional. Respondemos al contexto que nos rodea. Eso no descarta la responsabilidad.

Pero qué tal, si en lugar de usar una etiqueta negativa, te responsabilizas con una de las siguientes preguntas. ¿Qué es lo que está detrás de ese comportamiento? ¿Será miedo de que te vaya mal? ¿Qué aún no sepas por dónde comenzar el trabajo? o ¿que haya algo en tu vida que necesita mejorar o resolverse?

 Seamos menos duros con nosotros mismos. ¿Qué te parece? 

Si crees que puede ser miedo, te aconsejo trabajar en tu autoestima. Podrías investigar algo sobre la psicología cognitiva conductual. Y descubrir que mientras estés vivo no ‘eres un fracaso’ ni ‘todo va ser siempre igual’ . En la vida nada es para siempre y esos son ejemplos de distorsiones cognitivas ¡Qué tú puedes cambiar! 

Es posible cometer errores, sí. Pero un error no te define como persona. Tú eres más que eso, y el error te da experiencia para que mañana puedas hacerlo mejor. Las dos frases entre comillas son simplemente mentira. No conoces el futuro y si no cambias tu, cambia tu entorno. 

Por otro lado si lo que no sabes es como empezar el trabajo, le puedes pedir ayuda a alguien con más experiencia en ese determinado tema y que además te produzca confianza. 

O

También podrías dividir el trabajo en partes mucho más pequeñas, así la concentración se puede volver más fácil. 

De ambos modos poquito a poquito también a ti se te de mejor. 

Mientras que se se trata de un problema que te agobia, tómate un momento y piensa en que puedes hacer para resolver o aceptar esa cosa que te inquieta. Con eso podría ayudarte un psicólogo o un mentor. No puedo omitir que si te sientes muy triste desde hace mucho tiempo o realmente lo intentas y no lo logras debes hablar con un doctor.  Se podría tratar de alguna condición como depresión o déficit de vitamina d que una vez identificada serás capaz de manejar. 

Y si piensas que lo que no te gusta es lo que estás haciendo, para empezar se sincero contigo y dedica tu tiempo a lo que de verdad te interesa de manera productiva. O busca una manera de que la actividad que no te gusta sea más placentera para ti. Por ejemplo agregándole música, un cronómetro o ¡lo que a ti se te ocurra!

Éxitos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close